lunes, 30 de diciembre de 2013

La bofetada que cambió la historia de España


La Historia de la humanidad está plagada de pequeñas y, en muchos casos, poco conocidas anécdotas que han tenido una gran influencia en los acontecimientos posteriores. El caso de España no iba a ser una excepción, donde una simple bofetada desencadenó las tres guerras civiles que sacudieron el país en el siglo XIX.

Todo sucedió cuando en septiembre de 1832, Francisco Tadeo Calomarde, ministro de Gracia y Justicia de Fernando VII consiguió que el enfermo rey firmase un documento que restauraba la Ley Sálica. Esta decisión habría supuesto que, a la muerte del rey, habría accedido al trono su hermano Carlos María Isidro de Borbón, en lugar de su hija Isabel.

Tras conocer la noticia, Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, hermana de la reina María Cristina de Borbón, y a su vez casada con el hermano menor del rey, se presentó en la corte decidida a cambiar la situación. Unos meses después de su llegada, la infanta aprovechó una breve mejoría del agonizante rey para conseguir que firmase un real decreto que abolía definitivamente la Ley Sálica.

Alertado de la maniobra de Luisa Carlota de Borbón, Calomarde se presentó en las estancias reales y trató de arrebatar el decreto de las manos de la infanta. Sin embargo, ella le contestó con unas sonoras bofetadas. Ante el pasmo de la reina y los cortesanos que habían sido testigos de la ofensa, el ministro respondió con una frase que ya ha pasado a la historia: «manos blancas no ofenden». Lejos de dejar correr el incidente, hay quien asegura que Luisa Carlota le respondió «pero hacen daño».

El resto, ya es historia bien conocida. Tras este suceso, Fernando VII no volvió a recuperar la consciencia y el decreto de abolición se promulgó el 31 de diciembre de 1832, lo que convertía a su hija Isabel en la futura reina de España.

El infante Carlos se negó a reconocer a Isabel como Princesa de Asturias, por lo que fue desterrado a Portugal, donde se proclamó rey como Carlos V con el apoyo de los «apostólicos», que desde entonces serán llamados «carlistas».

Tras la muerte de Fernando VII, el 29 de septiembre de 1833, su hija de tres años se convirtió en Isabel II de España bajo la regencia de su madre María Cristina, hecho que dividió al país y dio comienzo a la Primera Guerra Carlista.

Por su parte, Luisa Carlota de Borbón acabó distanciándose de su hermana María Cristina tras participar en varias intrigas encaminadas a conseguir casar a dos de sus hijos con las hijas de la reina regente. Exiliada en París, financió diversos libelos publicados en Madrid y destinados a criticar a su hermana.

Finalmente, y pese a la oposición de María Crisitina, el 10 de octubre de 1846, Isabel II contrajo matrimonio con su primo hermano Francisco de Asís de Borbón, tercer hijo de Luisa Carlota. Sin embargo, la infanta,que había fallecido dos años antes a los 39 años, no pudo ser testigo de la ceremonia que ponía punto y final a un plan iniciado trece años atrás con una simple bofetada.

sábado, 28 de diciembre de 2013

¿Por qué el símbolo del dólar es una S con dos barras verticales?


Todo el mundo conoce el famoso símbolo del dólar. De hecho no solo representa al dólar americano, sino que en muchos otros países lo usan para sus propias monedas, como ocurría en el caso del antiguo escudo portugués o los pesos colombiano y argentino. 

En realidad esta simbología tiene un origen curioso y español. En 1792, el dólar se convirtió en moneda oficial de los Estados Unidos y su cara fue una réplica del real de a ocho español, el cual también se conocía como spanish dollar. 

En una y otra moneda aparecían las dos columnas de Hércules y la cinta con la inscripción plus ultra. La estilización de esta ilustración fuera del dólar es la que daría lugar al símbolo S, manteniendo ambas columnas herculianas y dando lugar al actual y archiconocido símbolo.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Empresa de servicios de traduccion Traducland


Si en vuestra empresa u organización estáis preparando algún evento tipo reunión o conferencia a nivel internacional, en el que van a participar ponentes de diferentes países, para lo cual quereis presentar una serie de informes informes o dossieres en otros idiomas, vais a necesitar la ayuda de una empresa de traducción.

Lo ideal es recurrir a una empresa con experiencia y eficacia contrastada. Un claro ejemplo de ello es Traducland. Son un grupo de profesionales altamente cualificados cuya prioridad es la calidad y la precisión en el trabajo. Su equipo de traductores conoce bien las necesidades de las empresas para las que trabajan, por lo que saben lo que quieren transmitir.

¿Por qué elegir a Traducland? Porque además de poseer los conocimientos y experiencia necesaria, su principal objetivo y compromiso es realizar un trabajo de calidad garantizado, y siempre cumpliendo los plazos establecidos por el cliente.
Qué servicios ofrecen:


Además de la traducción de cualquier documento, presentación o dossier, para lo cual siguen un proceso basado en las Normas UNE-EN ISO 9001:2008 "Sistemas de Gestión de la Calidad" y UNE-EN 15038:2006, puede ofrecer un servicio que puede ser muy interesante para nuestra empresa, y es el servicio de interpretación, y dentro de esta:  

Interpretación simultánea, ideal para eventos como conferencias.
Interpretación consecutiva, pensada para reuniones. 
Chuchotage, también conocida como "interpretación susurrada", ideal para reuniones de empresa formadas por grupos reducidos.
E interpretación "De enlace" o interpretación bilateral, ideal para reuniones en las que se hablen dos o más lenguas, y en la que el intérprete hará de enlace.

Además, Traducland pone a su disposición todo el equipo de técnico necesario para los servicios de interpretación: cabinas, micrófonos, equipo audiovisual, etc.

Para mas información, contacta con Traducland

lunes, 2 de diciembre de 2013

Emilio Herrera, el olvidado español que «inventó» el traje espacial


Ingeniero, piloto, militar, inventor, político, pionero de la aeronáutica... Pocas materias se le escapaban a Emilio Herrera, el español que en 1935 desarrolló una «escafandra astronáutica» que posteriormente la NASA adaptó para los viajes espaciales. Con su nacimiento, el 13 de febrero de 1879, la ciudad de Granada daba a luz a un largamente olvidado protagonista de la conquista espacial.

En 1897, con solo dieciocho años, ingresó en la Escuela de Ingenieros militares de Guadalajara, dando así inicio a una brillante carrera como militar, a la que daría continuidad en la Compañía de Aerostación. En ella obtuvo su título de piloto de globo en 1905. Seis años después, en 1911 Herrera vuelve a hacer historia al graduarse en la primera promoción de pilotos de aeronaves en España, y poco después, en 1914, mostró sus habilidades al pilotar un avión que cubría la ruta Tetuán-Sevilla.

Además, Herrera fue uno de los grandes impulsores del Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos (Madrid), inaugurado en 1921, y precursor del actual Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), un organismo dependiente del Ministerio de Defensa encargado de proyectos de investigación espacial y aeronáutica.

Sin embargo, las miras de uno de los ingenieros españoles más importantes del siglo XX no se conformaban conformaban con surcar aire. Su verdadera meta era el espacio, y para conquistarla desarrolló su escafandra astronáutica. Después de estudiar la muerte del aviador Benito Molas en 1928, Herrera diseñó una vestimenta que le permitiría alcanzar sano y salvo la fabulosa altura de 22.000 metros de altitud –por encima del récord de altura del momento– en un globo de barquilla abierta. El traje, listo en 1935, incluía micrófono, un sistema de respiración e incluso una visera capaz de evitar los rayos ultravioletas.

El viaje, previsto para el verano de 1936, iba a suponer el primer hito de la conquista espacial, anterior incluso a las famosas bombas volantes alemanas V-2 de Wernher von Braun, que posteriormente serían la base de los cohetes Saturno, responsables de poner el hombre en la luna. Sin embargo, el estallido de la Guerra Civil le impidió llevarlo a buen puerto —incluso hay quién afirma que los restos de su globo fueron utilizados por el Ejército republicano para hacer capotes repelentes de la humedad—, como tampoco le impidió terminar su proyecto, esbozado en 1932, de viajar a la luna.

Cheque en blanco

A partir de 1939 Herrera, fiel a la República —llegó a ser presidente en el exilio entre 1960 y 1962— se exilió a Francia y comenzó a ser olvidado en su patria natal. Quién no olvidó sus esfuerzos fue la comunidad científica internacional e incluso Neil Armstrong, el primer hombre que pisó la luna en 1969, agradeció sus esfuerzos entregándo a su ayudante, Manuel Casajust, una pequeña roca lunar. Un hito, por cierto, que Herrera no pudo ver —falleció dos años antes en Ginebra— y en el que tampoco quiso participar pese a que la NASA le tentó con un cheque en blanco.

Según contaba Casajust a la prensa de la época, Herrera se negó a colaborar en el proyecto si tras el alunizaje los astronautas no colocaban una bandera de su querida España junto a la enseña norteamericana. De acuerdo con Carlos Lázaro Ávila en su libro «La aventura aeronáutica», Herrera comentó a su ayudante: «Los americanos son como niños, creen que con el dinero lo pueden comprar todo».

lunes, 25 de noviembre de 2013

El día que la Unión Soviética derribó un avión de pasajeros

La tensión de la Guerra Fría a principios de los ochenta se disparó hasta un punto crítico por el trágico incidente de la madrugada del 1 de septiembre de 1983. Un caza ruso cumplió la orden de derribar un avión comercial que, por error, sobrevolaba peligrosamente territorio de la Unión Soviética, directo hacia su flota de submarinos nucleares. Murieron los 240 pasajeros y los 29 tripulantes a bordo del vuelo 007 de la compañía Korean Airlines con destino a Seúl.

La conmoción mundial se agitó aún más por la opacidad de la URSS. Moscú no reconoció haberlo abatido hasta una semana después. Justificó que era un avión espía oculto, no comercial. Tardó en reconocer la culpa, lamentó las muertes, pero no se disculpó. No entregó la caja negra para esclarecer las causas hasta una década después, tras la caída del imperio soviético. No quedó rastro de pasajeros ni de equipajes.

Avión espía

Todas las trágicas casualidades confluyeron para que la tensión acumulada de la Guerra Fría detonara los misiles que acabaron con 269 civiles. El avión de pasajeros partió desde el aeropuerto JFK de Nueva York con destino a Seúl con una parada en Anchorage (Alaska) para repostar. Nada más despegar de Alaska, la nave se desvió de su camino. El estudio posterior de la caja negra determinó que el piloto creyó haber fijado la ruta correcta con el automático, sin embargo, mantuvo por error un rumbo fijo directo hacia Siberia.

Los radares rusos captaron la intromisión por la península de Kamchatka. Mandó unos cazas a reconocerlo y disuadirlo, aunque no llegaron a tiempo y el Boeing 747 siguió su rumbo ajeno a cualquier violación territorial. Los rusos no lo dejarían escapar en su segunda invasión, esta vez sobre la isla de Sajalín, al norte de Japón. Menos aún cuando el avión iba directo a la flota rusa en el Pacífico, en Vladivostok, con sus submarinos nucleares.

La casualidad hizo que un avión espía de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos rastreara ese mismo día la misa zona. El Boeing RC-135entraba y salía de territorio soviético en maniobras habituales para probar la capacidad de los radares rusos. Su señal se confundió con el del comercial Boeing 747. Los rusos estaban tras la pista de un avión espía que confundieron con la nave surcoreana cargada de almas inocentes.

Avisos insuficientes

El caza soviético realizó al vuelo 007 maniobras de advertencia propias para naves militares, no tan evidentes ni pacientes como las dirigidas a aviones comerciales. Lanzó ráfagas de aviso, pero no eran trazadoras, y por tanto eran invisibles en la noche. La oscuridad también impidió al piloto ruso discernir si era un «jumbo» comercial o uno similar espía. Cuando trató de acercarse a la nave surcoreana, el piloto de Korean Airlines, ajeno a la disuasión, elevó el vuelo inconsciente del peligro. El puesto de mando de Defensa soviético lo entendió como una maniobra de disuasión y la orden fue clara: «Destruir el objetivo».

El avión no explotó tras recibir el impacto de dos misiles aire-aire, ni cayó en picado de inmediato. El piloto surcoreano pudo mantener el vuelo durante cinco minutos, con los motores a salvo; pero la cabina despresurizada y el sistema hidráulico roto hicieron que tardara poco en precipitarse en una espiral dramática hasta impactar brutalmente en el mar a 30 millas de la isla de Sajalín. No hubos supervivientes.

Tensión de la Guerra Fría

Embarcaciones rusas acudieron enseguida a recuperar las pruebas, obsesionados por mantener todos sus secretos a salvo en un momento crítico de tensión de la Guerra Fría. Equipos de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos también trataron, sin éxito, de recoger información. El entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, abrió el GPS, entonces solo de uso militar, a la aviación civil. Nuevos episodios de tensión aérea similar se lograron contener por la precaución añadida en las defensas rusas tras la fatal experiencia. El paranoico miedo a un ataque no volvió a terminar en tragedia cuando, en 1985, un avión de Japan Airlines se adentró por error en Siberia.

Como todo episodio de la Guerra Fría, las teorías de la conspiración no se hicieron esperar. ¿El impacto borró todo rastro de los pasajeros o los rusos recogieron todos los cuerpos y las pertenencias para no dejar pruebas? ¿Washington sabía que un avión occidental cruzó la línea roja, no hizo nada por evitarlo y así tensionar la Guerra Fría? ¿Ronald Reagan amplificó el incidente con su retórica para justificar su Guerra de las Galaxias, alimentar el rechazo internacional a la Unión Soviética y acelerar su caída?

jueves, 21 de noviembre de 2013

El verdadero hombre radioactivo


Durante el proyecto Manhattan, que daría lugar a la construcción de las primeras bombas atómicas, los investigadores estaban cada vez más preocupados por los riesgos de contacto con el plutonio.

En uno de los experimentos más horribles y poco éticos jamás realizados, 18 personas fueron inyectadas con plutonio sin su consentimiento para medir sus efectos.

El dosis más fuerte dosis fue aplicada a un hombre llamado Albert Stevens, un pintor de casas que recibió una inyección en su cuerpo con 60 veces la cantidad de radiación permitida cada año.

imageHoy en día, la ciencia tiene un muy buen manejo de los peligros de la radiación, pero no hace mucho tiempo, la gente asistía a las detonaciones de la bomba atómica.

El Proyecto Manhattan llevó los temores de los efectos de la radiación a su máxima expresión, sobre todo los efectos del nuevo elemento aislado, el plutonio, al que muchos se habían expuesto durante la experimentación.

Para ello, se decidió iniciar un estudio para determinar con exactitud cuan peligroso era el plutonio.

La trama fue siniestra. Los investigadores de los efectos, inyectaron diferentes cantidades de plutonio en los pacientes que no sabían lo que les estaban suministrando y evaluaban sus efectos.

Para su crédito, escogieron personas que habían sido diagnosticadas con una enfermedad "terminal" y no se esperaba que vivieran independientemente de los resultados.

Dieciocho personas fueron inyectadas en tres sitios diferentes, incluyendo Hospitales de la Universidad de California en San Francisco.

El primer paciente en recibir la inyección en California ( llamado CAL- 1 ) fue un pintor de brocha gorda de sesenta años llamado Albert Stevens. Se le había diagnosticado un cáncer de estómago.

A Stevens se le inyectó con dos isótopos diferentes de plutonio.

Recibió una dosis monstruosa, sobre 0, 95 microgramos en total, ya que no se esperaba que viviera mucho tiempo.

Pero cuando los médicos le abrieron para realizar la cirugía en sus tumores cuatro días más tarde, se encontraron con que simplemente estaba sufriendo de una muy mala úlcera.

A Stevens se le mintió y se le llevó a creer que había sido sometido a una recuperación milagrosa y se estudió a continuación. Su orina y muestras de heces fueron monitorizados cuidadosamente.

En el transcurso de un año absorbió 60 veces la cantidad de radiación que los trabajadores están autorizados a tomar al año.

Stevens vivió más de 20 años, con su sangre llena de plutonio.

Finalmente sucumbió a la enfermedad cardíaca en la edad madura de 79.

Algunos de los otros 18 pacientes no tuvieron tanta suerte, pero se cree que todos ellos murieron a causa de las condiciones pre-existentes y no a las grandes dosis de radiación con las que habían sido tratados.

miércoles, 30 de octubre de 2013

La Depilación y su Historia



Desde piedras afiladas, sangre de animales, miel, resina, cenizas, hilo, aceite y conchas de moluscos hasta las tecnologías más modernas ha utilizado el hombre desde la edad de las cavernas hasta hoy para eliminar el vello corporal


La historia de la depilación se remonta a la era de las cavernas. En cuevas prehistóricas se han encontrado evidencias de que los hombres de esa época utilizaban piedras afiladas para hacerse depilación facial.



En el antiguo Egipcio las mujeres usaban cremas depilatorias hechas con la sangre de animales, tortugas, gusanos o la grasa de hipopótamo y ceras elaboradas con azúcar, agua, limón, aceite y miel.



En Grecia un cuerpo depilado era el ideal de belleza, juventud e inocencia. Usaban velas para quemar los vellos, abrasivos como la piedra pómez, ceras hechas con sangre de animal, resinas, cenizas y minerales.



En Roma las mujeres comenzaban a depilarse el vello púbico en la adolescencia. Usaban pinzas y ceras a base de resinas.



En los baños públicos había cuartos especiales para la depilación.

En India se usó por primera vez la técnica del hilo.



En la Edad Media, las mujeres usaban una pasta que contenía cal viva y arsénico para depilarse las cejas.



En el Renacimiento se continuó con esta moda usando vendas impregnadas en vinagres y aceites.



Los artistas retrataron a mujeres con poco o nada de vello púbico, como se ve en los cuadros: “Tres Gracias” de Rubens y “Nacimiento de Venus” de Boticcelli.



En América muchos pueblos practicaban el afeitado de distintas partes de su cuerpo. Utilizaban pinzas que las fabricaban con conchas de moluscos, tijeras con quijadas de las palometas y navajas con valvas de moluscos afiladas.



En 1762, Jean Jacques Perret, barbero francés crea la primera máquina de afeitar con un borde de metal sobre la cuchilla para prevenir los cortes de la piel.



En 1903, King Gillette inventa la primera maquinilla de afeitar con hojas intercambiables.



En 1920, se comienza a utilizar la cera preparada a base de cera de abejas, resina y parafina.



En 1931, Jacob Schick crea la primera maquina de afeitar eléctrica.

La moda en los años ´30 impone las faldas cortas, los escotes y los brazos descubiertos, y la depilación es ya una necesidad para las mujeres de la mayor parte del mundo.



En 1940, aparece la primera maquina de afeitar con dos cabezales. En esos años también se populariza la depilación eléctrica termólisis y electrólisis.



En 1958, Gordon Gould investigando sobre las microondas tiene una idea brillante, “amplificar un flash de luz “que llama: LASER” (Light Amplification by Stimulated Emisión of Radiation).



En 1960, Harold Maiman desarrolla y patenta el Láser Rubí el primero en usarse en aplicaciones dermatológicas.



En 1994, Dr Anderson y Dr. Grossman, con un Láser Rubí de alta potencia, comienzan la era de la “fototermólisis selectiva” y de la depilación láser.

En la última década, la tecnología del Láser y Luz Pulsada Intensa ha tenido un desarrollo vertiginoso.



En el 2010 aparece la primera crema corporal 100% herbal que reduce el vello corporal, actuando sobre el folículo.



Desde la edad de las cavernas que el hombre busca eliminar los pelos de su cuerpo. Sin embrago, el recalentamiento del planeta llevará al Homo Sapiens a prescindir de esta capa del cuerpo que nos aísla del frío. Esto sucederá dentro de millones de años, mientras tanto seguiremos depilándonos como desde los inicios de la humanidad.

martes, 1 de octubre de 2013

La verdadera historia de la mujer oso


Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.


A la vista del público, tenía un aspecto muy extraño. Su cuerpo estaba cubierto de pelo, sobretodo su cara. A esto le añadimos una mandíbula prominente. Con 1,4 metros, se decía que se parecía mucho a un mono. Pero ella tenía dignidad. De pie, frente a miles de personas, Julia miró al público y cantó con su mejor voz. Tenía un gran aplomo. Era consciente de que era diferente, pero lo compensaba con su pequeño cuerpo y su gran personalidad.


Los cientificos de su época pensaban que era un híbrido entre humano y orangután, y creían que habían encontrado el eslabón perdido.

Después de moverse a Cleveland con otro promotor, J.W. Beach, Julia comenzó a cambiar su rumbo y, encantando al público con su gracia, empezó a adquirir fama, siendo invitada a grandes bailes y galas militares. En una, tuvo el honor de bailar con los soldados, que hicieron filas para tener la oportunidad de bailar con este ser humano único.



No tardó en viajar por toda América, y cuando llegó a Boston la calificaron como la "mujer híbrida" o la "mujer oso". Otros la llamaron la mujer barbuda. En ese momento, la curiosidad se transformó en admiración y la invitaron a la Sociedad de Horticultura y la Sociedad de Historia de Boston.

Inglaterra se volvió consciente de ella y afirmó en los periodicos de la época que ella es una rareza increíble, y pronto la empezaron a llamar "la indescriptible", lo que es parecido a lo que actualmente nos referimos como inexplicable. Los periodicos no se cansaban de ella y cuando se dieron cuenta de que no solo era buena cantante sino que podía hablar diferentes idiomas, incluyendo inglés y español, se quedaron asombrados.

Tenía una gran sed de conocimiento y se entregó voluntariamente a un examen médico. El dinero no le interesaba tanto.

Por entonces, estaba siendo "mostrada" por un Mr. Theodore Lent quien se convirtió en su mánager, ayudandola con el baile y las canciones en el escenario. Pronto dejó de ser conocida solo por ser un "freak", como solía llamar a la gente como ella. Pero ella era de todo menos un monstruo, podía cocinar y coser, cantar canciones románticas, e incluso mejor, mantener una conversación inteligente que impresionó a la nobleza, en un tiempo en el que las mujeres no eran tratadas como seres inteligentes.



Después de la adulación en Londres, Julia empezó su viaje en Berlín, Alemania, cambiando su apariencia de fenómeno de circo a actriz de teatro. Apareció en una obra llamada Der Curierte Meyer, que era una mezcla entre historia de amor y comedia. Por entonces, había recibido muchas propuestas de matrimonio y cuando le preguntaron porque no se había casado, respondió que no eran lo suficientemente ricos. Esta idea la tuvo Lent, quien súbitamente se dio cuenta de que si no quería perderla, debía casarse con ella. En 1857 se casaron, y a pesar de que Julia le tenía cariño, él la trató terriblemente. Llevándola con científicos y médicos, que la examinaron sin ninguna dignidad. Cuando llegaron a Viena, ella no tenía permitido salir de día, porque Lent se avergonzaba de que lo vieran con ella. Lent se volvió más y más agresivo, y cuando estaban de viaje por Polonia y Rusia, Julia descubrió que estaba embarazada. Esto era un desastre. No solo porque necesitara tiempo libre y perdiera dinero, sino porque Lent tenía pánico porque pensaba que podía morir. ¿Y eso donde lo dejaría a él? La llevó a muchos médicos diferentes quienes temían que no pudiera tener a su hijo de manera natural porque creían que sus caderas estaban malformadas.


El 20 de marzo de 1860, Julia dio a luz a un niño. Estaba cubierto de pelo. Todo lo que Julia podía pensar es que por favor estuviera sano y no tuviera una personalidad como la de su padre. Tristemente el niño murió tras 35 horas.

Julia estaba llegando a su fin. Las complicaciones durante el parto la dejaron agotada. Solo 5 días más tarde, Julia estaba muerta.

Podrías pensar que una vez muerta, Julia tendría un entierro digno y tratada como la mujer que era. Pero no fue así. Su marido no dejaría ir tan fácilmente a su fuente de ingresos. Lent vendió su cuerpo y el del bebé a un profesor de la universidad de Moscú. Los disecaron y momificaron para poder exhibirlos. Después de unos cuantos meses perfeccionando el proceso, se puso en el Museo de la Universidad, donde atrajo a grandes multitudes.





Pero aquí no acabó todo. Lent se dio cuenta de lo que había pasado y llevó el caso a los tribunales para traerla de vuelta. Tuvo éxito. En 1862, Julia volvió a Inglaterra. Mostrada y humillada, estaba vestida con uno de sus traje de baile.

Su hijo fue colocado en un pedestal y mostrado con un traje de marinero. La gente se contaba por miles, pagando hasta un chelín para ver a la pobre mujer y a su bebé.

De la universidad al museo, del stand de curiosidades a espectáculos de monstruos, Julia fue de un sitio a otro. Lent terminó hartándose de ella y se la entregó a la persona que pagara más por ella.

Pero esto no termina aquí. Lent se casó con otra mujer que se parecía a Julia, y después de un tiempo afirmó que su nueva esposa era la hermana de Julia. Su nombre era Zenora Pastrana. Por si no fuera suficiente, volvió al museo donde estaba exhibida Julia, y se la llevó de gira con él y su nueva esposa. Una gran familia feliz.




Hipertricosis: excesivo bello corporal


Con el tiempo, Lent y su nueva esposa se retiraron a San Petersburgo, y abrió una tienda en un pequeño museo de cera.

Entonces, sin ningún aviso, Lent tuvo una crisis nerviosa y terminó en el sanatorio mental de la ciudad. Su riqueza no significaba nada. Nunca iba a disfrutar de nada. Poco después, murió...

Zenora, su esposa, realizó una gira con las momias, y luego se casó con un hombre mucho más joven.

La momia de Julia desapareció en las siguientes décadas. Apareció de nuevo en la Alemania de Hitler donde se exhibió en los territorios ocupados.

En los 50 y 60, se mostraron las momias, principalmente como curiosidad. No muchas personas creían que esas momias fueran reales.

Julia y su bebé pasaron de una persona a otra, de un país a otro, hasta un día de 1976, destrozaron el almacén donde estaba. El bebé se rompió en pedazos y Julia fue trasladada, desapareciendo de nuevo.

Luego, en 1990, encontraron a Julia en el sótano del Instituto de Medicina legal en Oslo, Noruega. Aún sigue allí.

domingo, 15 de septiembre de 2013

August Landmesser, el hombre que negó su saludo a Hitler y se cruzó de brazos


Hoy os traigo el relato de otro de esos actos heroicos y anónimos y cuya fotografía pasó prácticamente desapercibida en su día (1936). Ocho décadas después (y gracias a la grandeza de internet) ha dado la vuelta al mundo, convirtiéndose en todo un icono y ejemplo para las nuevas generaciones que protestan contra el abuso y la injusticia y luchan por un mundo mucho mejor.
El protagonista de nuestro post de hoy se llamaba August Landmesser y pasará a la Historia por aparecer en una fotografía en la que sale con los brazos cruzados en un acto en el que estaba presente Adolf Hitler, mientras centenares de personas saludaban con el brazo alzado.
Fue un acto de protesta y rebeldía contra un modelo de régimen político con el que no estaba de acuerdo y que años después le reportaría grandes problemas a él y su familia.


Por aquella época August Landmesser trabajaba como obrero en los astilleros de Blohm und Voss (Hamburgo), un puesto de trabajo que había conseguido gracias a su afiliación al Partido Nacionalsocialista en 1931, a pesar de ser unos ideales a los que no era afín, pero muy necesario pertenecer y tener el carné si se quería acceder a un empleo estable en unos años en los que el poder y control de los nazis era total y absoluto.
August se había casado en 1935 con Irma Eckler, una mujer de ascendencia judía, pero la aprobación por parte del gobierno de la Ley de Protección de la Sangre Alemana y el Honor Alemán invalidaba el matrimonio colocándolos en una peligrosa posición y figurando la relación entre ambos, desde aquel momento, como extraconyugal, lo que les hacía estar fuera de la ley y más al tratarse de una persona aria y otra judía.

Fue entonces cuando el 12 de junio de 1936 se produjo el acto en el que Adolf Hitler fue a presidir en los astilleros de Blohm und Voss la botadura del nuevo velero Horst Wessel y tras su llegada todos los presentes alzaron su brazo derecho a modo de saludo a su Führer… todos menos uno: August Landmesser, quien se quedó con los brazos cruzados, como un modo de protesta pacífica hacia la injusticia que había sufrido junto a su amada Irma y su recién nacida hija Ingrid (un año después tendrían una segunda hija Irene).
A partir de ahí empezó un auténtico calvario para la familia Landmesser, teniendo que pasar por innumerables juicios y siendo finalmente separados: una de las niñas se quedó con la abuela, la otra fue a parar a un orfanato y August e Irma a un campo de trabajo diferente. Jamás volverían a estar juntos.

La última noticia que se tuvo de August Landmesser es de 1941, cuando tras salir de prisión fue enviado a combatir a la guerra y allí se le dio por desaparecido.
No fue hasta el año 1991 en el que de una manera casual Irene Landmesser descubrió en un diario alemán la fotografía e identificó a su padre como el hombre de los brazos cruzados que tantas décadas llevaba en el anonimato.

domingo, 1 de septiembre de 2013

El rincón del curioso: ¿Por qué hay nubes negras y otras blancas?


Las nubes que contienen grandes cantidades de humedad absorben mucha de la luz que entra en ellas, haciéndolas parecer más oscuras que su entorno.
Además existe un efecto conocido como inducción cromática, que nos hace pensar que ciertos objetos son más oscuros de lo que en realidad son si el fondo en el que se encuentran es muy claro.
Esto hace que nubes con un poco de humedad se vean tan amenazadoramente oscuras en un día soleado.

viernes, 16 de agosto de 2013

Inventos Españoles que cambiaron el Mundo: El futbolín

Alejandro Campos Ramírez, alias Alejandro Finisterre, fue un poeta, editor e inventor gallego conocido por crear el genial futbolín. En 1936 resultó herido en uno de los bombardeos de Madrid durante la Guerra Civil Española, y durante su estancia en el hospital, conoció a muchos niños heridos cuya mayor pena era la de no poder jugar al fútbol. Al recuperarse, y basándose en el tenis de mesa, encargó la construcción de su primera mesa de futbolín.

Las empresas jugueteras no pudieron fabricar el producto en serie porque habían sido nacionalizadas por ambos bandos, siendo dedicadas a la manufactura de armas. Al terminar la guerra, la victoria del bando nacional golpista hico que se exiliara en Francia, pero antes había patentado el producto en Barcelona que perdió mientras atravesaba los Pirineos a pie, lo que posteriormente causó que los jugueteros valencianos se apropiaran el invento como propio durante muchos años (aun así, y a pesar de no conservar la patente, numerosos diseños con su nombre seguían existiendo entre carpinteros y jugueteros españoles).

Su vida estuvo llena de aventuras. En los últimos años de su vida se trasladó a Zamora para cumplir como albacea de su amigo el poeta León Felipe. Murió en 2007, y sus cenizas fueron esparcidas en el río Duero desde el puente de piedra de Zamora y en el Atlántico, desde Finisterre.

Kit para tejer de WE ARE KNITTERS


Tejer es una actividad que además de relajante y divertida, nos va a permitir confeccionarnos nuestras propias prendas, totalmente personalizadas y a nuestro gusto. Estamos hablando de una hábito o afición que, aunque viene de nuestras abuelas, hoy día practica mucha gente joven. Tejer es una bonita afición que además tiene un buen resultado final cuando puedes tejer una bufanda para regalar a un amigo en el día de su cumpleaños. 

Tanto si eres un principiante que está aprendiendo sus primeros pasos en el mundo de tejer, como si eres un consumado experto en el tema, hoy nos gustaría recomendarte los kit de tejer de la web WE ARE KNITTERS. Se trata de una tienda online con una gran experiencia en este campo y dedicada en exclusiva a ofrecerte todo lo necesario para practicar esta afición.

Estos kits están compuestos por todo lo necesario para poder tejer tus propias prendas, incluyendo los ovillos de lana, las agujas y los patrones, para que puedas confeccionarte todo tipo de prendas, desde bufandas hasta jerseys.

Además, en su web te van a ofrecer video tutoriales para que puedas aprender y resolver todas tus dudas al respecto, tanto para usuarios básicos como avanzados.

A partir de pedidos de 70 € tienes envíos gratuitos, y actualmente cuentan con una promoción muy interesante, y es que por invitar a tus amigos a visitar la tienda online, puedes ganar 10 € de descuento para tu próxima compra. 


martes, 6 de agosto de 2013

Las 30 muertes más inusuales del presente siglo XXI


Una lista de algunas de las muertes más extrañas que han sido documentadas en lo que va de siglo XXI. Crueles, impactantes, desafortunadas,... algunas son hasta difíciles de creer. Se advierte que algunas son muy desagradables.


1. Hitoshi Nikaidoh (2003)


Dr. Hitoshi Nikaidoh, cirujano, fue decapitado en el Hospital Christus St. Joseph de Houston, Texas, el 16 de agosto de 2003. Cuando Nikaidoh se disponía a entrar en un ascensor, según un testigo que estaba dentro del mismo, las puertas se cerraron en ese momento atrapando su cabeza dentro y dejando el resto de su cuerpo fuera. Hallaron su cabeza en el ascensor, seccionada justo por encima de la mandíbula inferior. La investigación del suceso reveló que el cableado eléctrico instalado por la empresa de mantenimiento varios días antes no era correcto y no ofrecía garantías.



2. Erika Tomanu (2006)


Erika Tomanu, una niña de 7 años de Saitama, Japón, murió al ser absorbida por un agujero de succión de la piscina de un parque acuático. La rejilla que cubría la entrada se había soltado y los bañistas habían avisado a los socorristas del hecho, pero estos consideraron en ese momento que permanecer en el agua era seguro. La pequeña fue succionada por la cabeza y quedó encajada a más de 10 metros de profundidad debido a la fuerza de la bomba. El equipo de salvamento tardó más de 6 horas en sacarla y se vió obligado a romper el hormigón para poder acceder a ella.



3. Bernd-Jürgen Brandes (2001)


Bernd-Jürgen Brandes, alemán, fue voluntariamente acuchillado y en parte comido por Armin Meiwes (más tarde conocido como el Caníbal de Rothenburg). Brandes había contestado un anuncio que Meiwes había colgado en Internet donde buscaba a alguien que estuviera dispuesto a hacerlo. Brandes explicitó en el contrato que deseaba ser asesinado y comido.



4. Gregory Biggs (2001)


Gregory Biggs, un sin techo de Forth Worth, Texas, fue golpeado por un coche que conducía Chante Jawan Mallard, que esa noche había estado bebiendo y tomando drogas. El torso de Biggs había quedado atrapado en el parabrisas del coche, ocasionándole graves heridas pero no mortales todavía. Mallard condujo hasta su casa y dejó el coche en el garaje con el cuerpo de Biggs incrustado en su parabrisas. Mallard visitaba a Biggs repetidamente y no paraba de pedirle perdón por haberlo atropellado. Biggs murió varias horas después. Chante Mallard fue sentenciada a 50 años de prisión. La película Stuck se basa en estos hechos.



5. Brian Douglas Wells (2003)


Brian Douglas Wells, un repartidor de pizzas de Erie, Pennsylvania, murió al detonarse un explosivo que tenía atado al cuello. Wells había sido atrapado por la policía tras robar un banco, y se defendió alegando que tres personas le habían obligado a hacerlo colocándole una bomba alrededor del cuello que detonarían si se negaba. Más tarde, la bomba explotó, matándole. En 2007, la policía comunicó que Wells estaba implicado en la planificación del robo junto con otras 2 personas.



6. Jennifer Srange (2007)


Jennifer Strange, mujer de 28 años de Sacramento, murió de hiperhidratación cuando intentaba ganar una consola Nintendo Wii en el concurso "Hold Your Wee for a Wii" ("Aguanta el pipí por una Wii" ) de la emisora de radio KDND 107.9. El concurso requería beber grandes cantidades de agua sin orinar. Según la autopsia, Strange bebió más de 7 litros y medio en un corto espacio de tiempo.


7. Doug McKay (2003)


Doug McKay, un operario estadounidense, murió en un parque de atracciones del condado de Island cuando su brazo quedó atrapado en uno de los vagones de una montaña rusa mientras ponía lubricante en uno de los raíles. La atracción se puso en marcha en ese momento y lo lanzó por los aires unos 12 metros antes de caer y aterrizar sobre un vallado.



8. Kenneth Pinyan (2005)


Kenneth "Mr. Hands" Pinyan, de Gig Harbor, Washington, murió de peritonitis aguda tras recibir voluntariamente penetración anal por parte de un semental, situación que ya había repetido en anteriores ocasiones sin sufrir heridas. Pinyan retrasó su visita al hospital durante muchas horas por la vergüenza de tener que explicar sus lesiones a los médicos. El caso provocó un proceso de criminalización de la zoofilia en Washington. Esta historia se narra en el premiado documental Zoo (2007).



9. Abigail Taylor (2008)


Abigail Taylor, de 6 años de edad, murió nueve meses después de que varios de sus órganos internos fueran parcialmente succionados al sentarse sobre un drenaje de piscina que bombeaba demasiado fuerte. Los cirujanos transplantaron sus intestinos y su páncreas. Lamentablemente, la pequeña sucumbió a un extraño cáncer relacionado con el transplante.



10. Phillip Quinn (2004)


Phillip Quinn, un joven de 24 años de Kent, Washington, murió cuando intentaba calentar la bombilla de una lámpara de lava en una estufa de su cocina mientras observaba de cerca. El calor aumentó la presión en la bombilla hasta que explotó, esparciendo trozos de cristal con la fuerza suficiente como para que uno le atravesara el pecho. El fragmento le alcanzó el corazón, matándolo. Las circunstancias de su muerte fueron analizadas en 2006 en un episodio de la popular serie científica MythBusters (Cazadores de mitos).



11. Jonathan Campos (2009)


Jonathan Campos, un marinero acusado de asesinato, se suicidó en su celda de Camp Pendleton, San Diego, llenándose la boca de papel higiénico hasta que se asfixió.



12. Gayle Laverne Grinds (2004)


Gayle Laverne Grinds, mujer de 39 años, murió tras pasar 6 años, según cuentan, viviendo en su sofá, lo que le llevó a pesar cerca de 218 kilos. El juez de instrucción declaró la obesidad mórbida como causa de la muerte.



13. Steve Irwin (2006)


Steve Irwin, célebre en la televisión australiana y naturalista conocido como "Crocodile Hunter" (Cazador de cocodrilos), murió cuando su corazón fue empalado por la punta de un pez-raya mientras filmaba un documental titulado "Ocean's Deadliest" ("Los más mortíferos del oceano" ) en el gran arrecife de coral de Queensland.



14. Vincent Smith II (2009)


Vincent Smith II, un empleado de la fábrica de chocolate Cocoa Services de Campden, New Jersey, estaba cargando trozos de chocolate crudo cuando resbaló y cayó dentro de un enorme tanque lleno de chocolate a 50 grados, donde una de las palas de mezcla lo dejó sin conocimiento. Smith estuvo atrapado en el tanque durante 10 minutos hasta que pudieron sacarlo. Fue declarado muerto poco después.



15. Jimmy Zámbó (2001)



El cantante húngaro Jimmy Zámbó se disparó accidentalmente en la cabeza cuando intentaba demostrar que a la pistola que había disparado momentos antes ya no le quedaban balas. Sacó el cargador, que estaba vacío, y disparó. Había olvidado la bala en la recámara.



16. Michael Colombini (2001)


Michael Colombini, un niño de 6 años de Croton-on-Hudson, New York, murió en el Centro Médico Regional de Westchester golpeado por un tanque metálico de oxígeno de 3 kilos mientras le hacían unas pruebas dentro de una máquina de resonancias magnéticas. Columbini empezó a tener problemas para respirar dentro de la máquina. Un técnico fue a por una bombona portable de oxígeno pero cuando la acercó al campo magnético de la máquina salió despedida de sus manos y golpeó al chico en la cabeza.



17. Timothy Treadwell (2003)


Timothy Treadwell, un ecologista americano que vivió rodeado de osos durante trece veranos en una remota región de Alaska, y su novia Amie Huguenard, fueron atacados y parcialmente devorados por un oso. Una videocámara que habían encendido momentos antes del ataque consiguió capturar el audio de sus muertes. El documental de Werner Herzog, Grizzly Man, trata sobre Treadwell y su muerte.



18. Sergey Tuganov (2009)


Sergey Tuganov, un ruso de 28 años, se apostó con dos mujeres que sería capaz de mantener relaciones sexuales con las dos durante 12 horas sin parar. Unos minutos después de ganar la apuesta (4300 dólares), sufrió un ataque al corazón y murió. Se sospecha que el ataque al corazón fue debido a que Tuganov ingirió un bote entero de Viagra una vez que la apuesta fue aceptada.



19. Lee Seung Seop (2005)


Lee Seung Seop, surcoreano de 28 años, se desplomó por la fatiga y murió después tras pasar 50 horas consecutivas en un cibercafé jugando al videojuego Starcraft online.




20. Gerald Mellin (2008)


Gerald Mellin, empresario británico, se suicidó atando el extremo de una larga soga a su cuello y el otro extremo a un árbol. Se subió entonces a su Aston Martin DB7 y condujo por la avenida principal de Swansea hasta que la soga lo decapitó. Supuestamente, lo hizo como venganza hacia su ex-mujer por haberlo abandonado.



21. David Phyall (2008)


David Phyall, de 50 años, era el último residente que quedaba en un bloque de edificios que iba a ser demolido en Bishopstoke, Inglaterra. Phyall se cortó la cabeza con una motosierra porque consideraba injusto que lo obligaran a marcharse.



22. Alexander Litvinenko (2006)


Alexander Litvinenko, un ex-oficial del servicio de seguridad ruso y más tarde escritor y disidente, murió tras ser envenenado con polonio-210, causándole el síndrome de radiación aguda (ARS). Es el primer caso conocido de envenenamiento provocado de esta manera.



23. Humberto Fernandez (2007)


Humberto Hernandez, joven de 24 años residente en California, murió al ser golpeado en la cara por una boca de incendios mientras paseaba por una acera. Un coche que pasaba por allí tuvo un reventón y se subió bruscamente a la acera, golpeando la boca de incendios. La presión del agua lanzó la boca de 90 kilos hacia Hernandez con la suficiente fuerza como para matarlo.



24. Kevin Whitrick (2007)


Kevin Whitrick, un hombre de 42 años, se suicidó ahorcándose en directo desde una webcam mientras chateaba por Internet.



25. James Mason (2008)


James Mason, de Chardon, Ohio, murió de insuficiencia cardíaca tras ser obligado a hacer ejercicio por su esposa en una piscina pública. La cinta de video de la piscina mostró como Christine Newton-John empujó a su marido 43 veces evitando que saliera de la piscina. Newton-John fue declarada culpable por homicidio imprudente.



26. Surinder Singh Bajwa (2007)


Surinder Singh Bajwa, teniente de alcalde de Delhi, India, recibió una patada de un macaco Rhesus en su casa y cayó desde el balcón de un primer piso, sufriendo serias heridas en la cabeza que le provocaron la muerte más tarde.



27. Martin Cassidy (2009)


Martin Cassidy, cómico de 44 años de Blackburn, Inglaterra, murió de asfixia ocasionada por respirar grandes cantidades de óxido nitroso (gas de la risa) mientras miraba pornografía en su portátil, según el juez de instrucción. El juez decretó el caso como "muerte accidental".



28. Diana Durre (2009)


Diana Durre, de Chambers, Nebraska, murió después de que un letrero de Taco Bell de 23 metros cayera encima del camión donde ella estaba. El mástil se rompió a unos 4 metros y medio del suelo debido a los fuertes vientos. El letrero cayó justo encima de la cabina. Diana había quedado con una pareja de Wyoming para venderles unos perros. La policía declaró que habían quedado en North Platte, Nebraska, sobre la 1 de la tarde, "justo debajo del gran letrero de Taco Bell".



29. Shanno Khan (2009)


Shanno Khan, una estudiante de 11 años de la India, murió tras ser obligada por su profesor a permanecer de pie fuera de las clases, en el calor abrasador de Nueva Delhi, como castigo por no hacer los deberes.



30. Brittanie Cecil (2002)


Brittanie Cecil, una joven estadounidense de 13 años aficionada al hockey, murió 2 días después de ser golpeada en la cabeza por un disco que había disparado Espen Knutsen en un partido entre los Columbus Blue Jackets y los Calgary Flames en el Nationwide Arena de Columbus, Ohio. 

domingo, 21 de julio de 2013

El incidente del Laconia

El 12 de Septiembre de 1942, el U-156, un submarino Clase IXC bajo el mando del Korvettenkapitan Werner Hartenstein, se vio envuelto en un incidente que tendría graves repercusiones para el desarrollo de la guerra submarina.

El capitan Hartenstein (centro) reunido con su tripulación al inicio de una patrulla.

Por la tarde de aquel día, el U-156 encontró al Laconia, un barco de pasajeros de 20.000 toneladas perteneciente a la Cunard, que había partido de Inglaterra el día 1 de Septiembre con destino Ciudad del Cabo, navegando en solitario a unos 400kms al noreste de la Isla Ascensión. El barco era una presa perfectamente legal, ya que era empleado como transporte de tropas y estaba armado con dos cañones de 4,7", seis cañones antiaéreos de 1,5" y cuatro antiaéreos Bofors. Por si cabía alguna duda, el Laconia estaba oficialmente registrado como un Crucero Mercante Armado.




Imagen del Laconia

Lo que Hartenstein no sabía era que junto a unos pocos cientos de militares británicos, el barco transportaba a cerca de 1.800 prisioneros de guerra italianos y a un pequeño número de mujeres y niños. El U-156 procedió a atacar a su blanco, y poco después de las 10 de la noche, el Laconia fue alcanzado por dos torpedos. Inmediatamente se mostró como obvio que el barco no podría aguantar a flote por mucho tiempo, y se dio la orden de abandonarlo.




Mapa mostrando la ubicación del Laconia al ser atacado por el U-156

Los U-Boote tenían instrucciones, cuando fuera posible, de intentar identificar al capitán u otro oficial responsable de los barcos atacados, con el fin de al menos identificar de forma correcta al barco. El capitán Haternstein puso proa hacia la nave que se hundía, y quedó impresionado al darse cuenta del gran número de aliados italianos que había entre los supervivientes, pero aún se asombró más al comprobar que entre ellos también había mujeres y niños. Justo después del ataque, a las 22:22, el Laconia había enviado el siguiente mensaje:

"SOS SOS 0434 Sur/1125 Oeste Laconia torpedeado SOS SOS…"

Haternstein era consciente del peligro que corrían tanto su tripulación como su barco, permaneciendo en esas aguas en las que pronto podían aparecer barcos o aviones enemigos que hubieran recibido la transmisión del Laconia. Pero por otra parte, no podía abandonar a su suerte a todas aquellas personas. En cuanto comenzaron a recoger supervivientes y a acomodarlos en la cubierta del submarino, Haternstein ordenó enviar la siguiente transmisión codificada, a las 01:25 del 13 de Septiembre, al Alto Mando de Submarinos:

"Británico Laconia hundido por Hartenstein. Cuadrícula FF7721 310ú. Desafortunadamente con 1.500 prisioneros de guerra italianos. Noventa ya han sido rescatados. Espero instrucciones."

Doenitz respondió ordenando al U-156 permanecer en el lugar y continuar con la asistencia a los supervivientes, a la vez que ordenaba al U-506 y al U-507 que abandonaran sus patrullas para unirse al rescate. También se unieron a la operación varios barcos de la Francia de Vichy desde el puerto de Dakar. Hartenstein, envió un nuevo mensaje, esta vez sin codificar, a las 06:00:

"No atacaré a ningún barco que quiere rescatar a la tripulación del hundido Laconia, contando con que yo tampoco seré atacado por barcos o aviones. He recogido a 193 hombres. 4ú 52’ Sur, 11ú 26’ Oeste. Submarino alemán."

Mientras tanto, la tripulación del submarino hacía lo que podía para auxiliar a los naufragos, llevando a los heridos a bordo y repartiendo bebidas calientes y cigarrillos entre los supervivientes apiñados en su cubierta. El U-156, según fue confirmado por testigos británicos, se acercaba cuanto podía a los botes salvavidas, ofreciendo sopa y café, y con el propio Haternstein confirmándoles en perfecto inglés que la ayuda estaría a punto de llegar, y siendo tratados en todo momento con amabilidad y respeto. El 15 de Septiembre, llegó el U-506, rescatando a otros 130 supervivientes, al igual que el U-507 y el submarino italiano Capellinni, y volviendo a repetirse las escenas de buen trato y amabilidad con los británicos. A las tareas de rescate se unieron también los barcos franceses Gloire, Dumont, D’Urville y Annamita, rescatándose en total a 1.500 supervivientes del total de 2.725 personas que se hallaban en el Laconia entre tripulación, pasaje y prisioneros.


 Supervivientes del Laconia en la cubierta del U-156

El 16 de Septiembre apareció un bombardero B24 procedente de la base de la Isla Ascensión, que sobrevoló en círculos al U-156, comprobando que remolcaba dos lanchas salvavidas, cada una con unos 100 supervivientes, además de los hombres apiñados en la cubierta, y ondeaba una gran bandera de la Cruz Roja en la torre. En total, el U-156 por si solo transporta a cerca de 400 supervivientes. Durante las pasadas del avión, tanto la tripulación del U-156 como un oficial de la RAF que se encontraba entre los supervivientes, hicieron señales al bombardero indicando que el submarino había rescatado personal aliado, y que entre el mismo se encontraban mujeres y niños. El piloto del B24 informó a su base y solicitó órdenes al respecto, que no fueron otras sino las de atacar al submarino alemán. El bombardero realizó dos pasadas a baja altura arrojando dos bombas en cada una de ellas, que no alcanzaron al U-156 pero sí a una de las lanchas y provocaron el vuelco de la segunda. Algunos de los supervivientes situados en la cubierta del submarino cayeron al agua, pero Hartenstein ya no podía hacer nada más, viéndose obligado a sumergirse y a abandonar la zona en previsión de nuevos ataques, poniendo rumbo de regreso a su base. Más tarde se supo que el piloto del B-24 ignoró las señales del U-156, y se limitó a cumplir las órdenes recibidas considerando que el submarino enemigo era una amenaza potencial, y sin considerar el efecto del ataque sobre los náufragos rescatados.



 El U-156

El mismo día, un poco más tarde, el B24 reapareció, atacando esta vez al U-506, que se sumergió y escapó teniendo que abandonar al resto de supervivientes que no pudo alojar en su interior. Del resto de naufragos, un bote salvavidas pudo llegar a la costa de África el 9 de Octubre, y un segundo fue recogido por un convoy británico el 21 de Octubre. Irónicamente, la tripulación del B24 fue condecorada por el hundimiento de dos submarinos enemigos, cuando las únicas víctimas de sus ataques fueron los náufragos del Laconia.

Como consecuencia del incidente, y del evidente desprecio de las acciones humanitarias llevadas a cabo por los submarinos alemanes, Doenitz emitió la Orden 154, que sería conocida como La Orden del Laconia y que decía así:

1ú.- No se llevará a cabo ningún intento de rescate de miembros de las tripulaciones de los barcos enemigos hundidos, ya se encuentren en botes salvavidas o en el agua. El rescate va en contra de las exigencias básicas de la guerra para la destrucción de los barcos enemigos y sus tripulaciones.

2ú.- Se mantienen las órdenes de captura sobre los capitanes u oficiales de los barcos enemigos.

3ú.- Los supervivientes de los naufragios sólo serán rescatados si poseen información importante para el submarino.

4ú.- Sean duros. Recuerden que el enemigo no tiene ninguna consideración hacia las mujeres y niños alemanes de las ciudades bombardeadas.

Debido al riesgo creciente para los submarinos alemanes en superficie, dado el cada vez mayor uso del radar por el enemigo y su cada vez más presente poder aéreo, las órdenes de Doenitz a sus tripulaciones de no correr riesgos rescatando supervivientes, máxime con el precedente del Laconia, son perfectamente razonables a la vez que severas. Desafortunadamente para él, la acusación durante los Juicios de Nuremberg interpretó sus órdenes como instrucciones deliberadas a sus submarinos de acabar con los supervivientes de los barcos hundidos, debiendo enfrentarse a cargos de crímenes de guerra y contra la paz. Sin embargo, dicha acusación no pudo prosperar, ya que muchos altos mandos navales aliados admitieron haber puesto en práctica políticas similares en muchos casos, y en algunas ocasiones haberse producido incidentes de disparos contra los supervivientes de barcos enemigos hundidos. Finalmente, Doenitz fue declarado culpable de algunos de los cargos, pasando en prisión 11 años y seis meses.



El U-156 en el momento del ataque que acabó con su hundimiento

El U-156 acabó siendo hundido el 3 de Agosto de 1943 a las 13:15 por un PBY-5 Catalina del escuadrón VP-53, pilotado por el teniente J.E. Dryden, en 12ú38N/54ú49O, en las proximidades de Trinidad. Sólo hubo cinco supervivientes entre la tripulación. Un triste e inmerecido final para una noble tripulación.

domingo, 7 de julio de 2013

Los dias mas sangrientos de la humanidad:La batalla de Arausio



La batalla de Arausio tuvo lugar el 6 de Octubre del 105 a.C. en las cercanias de la actual ciudad de Orange, en las orillas del río Ródano, al sur de Francia.
Años antes los cimbros y los teutones habian iniciado una gran migración y en su periplo se les habían unido otros pueblos menores. En el 113 a.C llegaron a la región de Norica, en la actual Austria, y en la batalla de Noreia exterminaron un pequeño ejército romano que les hizo frente. También fueron derrotados los romanos a consecuencia de los germanos o de los pueblos que obligaron a desplazarse en el 109 a.C. y en el 107 a.C.
En el 105 a.C. volvieron a aparecer y el senado romano decidió acabar con ellos de una vez por todas. En la Galia Narbonense había un ejército de 40.000 legionarios y 15.000 auxiliares bajo el mando del procónsul Quinto Servilio Cepio que acababa de aplastar una revuelta en Tolosa, y para reforzarlo contra los 800.000 germanos en que se cifraba la migración se le ordeno al cónsul Cneo Manlio Maximo que reclutase un ejército de 55.000 legionarios y 30.000 auxiliares, contando este ejército con un destacamento de 5.000 soldados de caballería, y se uniese en el Ródano a Cepio.
Pero de inmediato comenzaron los problemas, Cepio era un patricio de antigua estirpe y Manlio era un "hombre nuevo" sin antepasados, en teoría Cepio debería subordinarse a Manlio por ser este el consul en ejercicio, pero su orgullo de patricio se lo impedía y se nego a reunirse con el bajo su mando. De modo que instaló su campamento en la orilla opuesta del río.
Mientras Manlio habia ordenado a su caballería bajo las ordenes de Marco Aurelio Escauro que se instalara 35 millas al norte, para intentar desanimar a los germanos. Desgraciadamente el efecto fue el contrario, los germanos rodearon el campo, penetraron en él y aniquilaron a todos los soldados. Escauro fue capturado y llevado ante Boiorix, el rey de los cimbrios, y de forma arrogante le dijo que diera la vuelta si no quería que su pueblo fuese vencido y aniquilado por Roma, como respuesta fue quemado vivo.
Mientras una delegación del senado había llegado para intentar imponer la cordura entre los dos ejércitos romanos, pero cuando parecían haber convencido a Cepio de que se uniera a Manlio, en lugar de unir los ejércitos lo que hizo fue cruzar el río y situarse entre los germanos y Manlio, a unas 20 millas de este, lo suficientemente lejos para que Manlio no pudiese prestarle ayuda. Los germanos avanzaron y cuando vieron los dos ejércitos se lo pensaron y entablaron conversaciones con Manlio.
Cepio se sintió herido en su orgullo al ver que quizas Manlio triunfara en las negociaciones y volviera a Roma como un héroe, asi que atacó en la mañana del 6 de Octubre a los germanos, siendo aniquilada la mayor parte de su ejército. Entonces los germanos avanzaron contra Manlio, este desplego sus legiones frente al campamento apoyando su flanco izquierdo en el río, pero no pudo proteger su flanco derecho al no tener caballería que maniobrara en ese área para evitar un flanqueo, y su ejército fue llevado contra el río y masacrado.
Se calcula que las pérdidas romanas ascendieron a entre 100.000 y 120.000 hombres. Inexplicablemente los germanos en lugar de avanzar contra roma dieron la vuelta y penetraron en Hispania , pero en el 101 a.C. volverían a dar un asalto definitivo contra Roma.



jueves, 27 de junio de 2013

Margot Woelk, la joven a la que obligaban a probar la comida de Hitler


Uno de los mayores temores de cualquier líder político, presidente de una nación, rey o dictador es ser asesinado a través del veneno que alguien ponga en su comida.
A lo largo de la Historia, muchos han sido los que han muerto de esta forma y no hace demasiado tiempo os hablábamos en este blog sobre Locusta, considerada como ‘la primera asesina en serie de la Historia’ y cuyos servicios fueron contratados por Agripina la Menor y su hijo Nerón para envenenar a sus rivales políticos.
Desde siempre, y para evitar morir envenenados, la mayoría de gobernantes han tenido a su disposición personas que se dedicaban a probar todo lo que debía ser ingerido, dándose en la Historia multitud de casos en el que no se pudo llevar a término el magnicidio deseado.

Como no podía ser menos, Adolf Hitler era uno de esos personajes colocado en el punto de mira de muchas personas que quisieron acabar con él a lo largo de los años en los que se mantuvo en el poder y por tal motivo contaba con una serie de medidas de seguridad que lo mantenían a salvo de sufrir un atentado, accidente fortuito o envenenamiento.
Quince jóvenes veinteañeras formaban el grupo destinado a probar todos los alimentos que se cocinaban y que debían ser ingeridos por Hitler y sus acompañantes en la Wolfsschanze ("la Guarida del Lobo"), el nombre en clave de uno de los mayores cuarteles militares en el que solían reunirse.
Todas ellas eran muchachas que habían sido reclutadas a la fuerza y les tocó la angustiosa tarea de catar todo aquello que se serviría en el plato del Führer.

Margot Woelk fue una de esas chicas obligadas a probar la comida del líder nazi y única superviviente de las que formaron el grupo de catadoras. En la actualidad tiene 95 años y a través de varias entrevistas que ha concedido recientemente, ha explicado cómo todavía recuerda la angustia y temblores que le entraban cada vez que la plantaban frente a las bandejas de comida y debía probar un poco de cada una.
Todo lo cocinado eran ricos y sabrosos manjares que harían disfrutar a cualquier comensal, pero la sola idea de pensar que alguien podría haber puesto veneno en alguno de aquellos alimentos, para acabar con la vida del líder nacionalsocialista, le hacía entrar un angustioso pánico, el cual le perduró a lo largo de muchos años después de haber vivido aquella terrible experiencia.

Los menús de Hitler se componían básicamente de sopas, frutas, legumbres y verduras, ya que el Führer era un acérrimo defensor de la dieta vegetariana y entre sus proyectos, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, estaba el convertir a todos los territorios pertenecientes al Tercer Reich en sociedades vegetarianas, descartando de las dietas cualquier tipo de carne y pescado.
Tuvo la desgracia de tener que ejercer esa ingrata labor entre los años 1941 y 1944, aunque admite que, dentro de la desdicha, tuvo suerte al ser la única del grupo que logró salvar su vida. El resto de sus compañeras no murieron envenenadas, pero perdieron la vida tras la entrada de los soviéticos y ser fusiladas por éstos.
Margot Woelk corrió mejor suerte y logró escapar gracias a la ayuda y complicidad de un teniente del ejército nazi que la subió a un tren rumbo a Berlín y poder dejar atrás la horrible experiencia que vivió a lo largo de los últimos tres años.

jueves, 13 de junio de 2013

El niño negro que quería ser nazi

Varias han sido las ocasiones en las que he tocado temas muy relacionados con el nazismo. En ellos he tratado de explicar sencillas historias en las que los protagonistas habían estado a uno u otro lado del régimen liderado por Adolf Hitler y cómo vivieron esos fatídicos años.

 Hans-Jürgen Massaquoi, el niño negro que quería ser nazi 


Hoy os traigo un relato de un niño mulato (hijo de un hombre de raza negra procedente de Liberia y una mujer aria) que, desde muy temprana edad, se empeñó en pertenecer a las Juventudes Hitlerianas.
La familia de Hans-Jürgen Massaquoi disfrutaba de inmunidad diplomática, ya que su abuelo, por parte de padre, era el cónsul liberiano en Alemania. Esto hacía que, a pesar de ser mulato y su familia paterna negra, no tuvieran problemas de convivencia en su Hamburgo natal, en un tiempo en el que cada vez se hacían más presentes las tesis xenófobas promulgadas desde el Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores recién llegado al poder.
De hecho, Hans había quedado absorto tras conocer en persona al mismísimo Hitler, durante una visita que hizo éste a su colegio en 1934. Por aquel entonces el niño tan solo contaba con 8 años de edad, pero había sido contagiado por el entusiasmo de sus compañeros y profesores.


 Hans junto a su madre

Todos los niños de su clase estaban siendo afiliados al movimiento juvenil, por lo que él también quería pertenecer.
No era consciente de que, a pesar de tener ese estatus especial gracias a la profesión de su abuelo, muchos eran los que lo miraban con cierto recelo al no ser un ‘ciudadano de raza pura’.
Cada vez que había una reunión de las Juventudes Hitlerianas, Bertha, la madre del muchacho se las ingeniaba para no llevarlo, a sabiendas de que no sería bien recibido por los participantes.
Era tal el fervor que el pequeño Hans sentía por los símbolos nazis que incluso hizo que le cosieran una esvástica en su jersey, la cual lucía con todo orgullo, tal y como recoge la única fotografía que existe del niño con el símbolo nazi en su ropa.
No dejaba de ser un niño, por lo que no era totalmente consciente de las diferencias raciales entre él y sus compañeros de escuela y aunque era tratado a menudo con respeto por la mayoría de ellos, siempre había el típico que trataba de hacerle ver que no eran iguales en todo y, sobre todo, en el color de la piel.

Pero todo cambiaría en la vida de Hans en 1936, ya que con 10 años de edad fue testigo de cómo el atleta afroamericano Jesse Owens ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Berlín y con ello ofendió a Hitler, provocando en la población alemana el rechazo unánime hacia las personas de raza negra.
En la escuela ya no lo trataban igual y eran muchas las ocasiones en las que se sintió intimidado por otros niños que se creían superiores a él.

Tras la guerra Hans-Jürgen Massaquoi emigró a Estados Unidos

La tensión racial y política del país obligó a la familia paterna de Hans a salir de Alemania, quedándose el niño viviendo junto a su madre. Pero ya no estaban en la residencia del consulado y, por tanto, todos los privilegios de los que habían estado disfrutando hasta entonces se esfumaron, aunque no sufrieron el mismo tipo de persecución a la que fueron sometidos otros colectivos.
[Te puede interesar: La Rosa Blanca, el grupo de jóvenes alemanes que se organizaron para acabar pacíficamente con el nazismo]
Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial y con quince años recién cumplidos el joven Hans-Jürgen Massaquoi quiso alistarse en el ejército y servir a su país, siendo rechazado por el color de su piel, algo que no sucedía con los mischlinge, que sí eran aceptados.
Los terribles años de nazismo en Alemania y la brutal guerra hicieron que en los siguientes años se diera cuenta de todo el horror vivido y cometido desde la cancillería de su país y decidiese emigrar a los Estados Unidos, donde trabajaría en varios periódicos y acabaría convirtiéndose en un reputado y famoso periodista.
Hans falleció el pasado 19 de enero de 2013, el mismo día que cumplía 87 años, dejando tras de sí una vida dedicada a escribir libros y fundar prestigiosas revistas en defensa del colectivo afroamericano y a pesar de que han pasado muchos años desde que renunció y se dio cuenta de lo terrible que fue el régimen de Hitler, se le recordará como el niño negro que quiso ser nazi.