viernes, 12 de febrero de 2010

El hombre de Vitruvio

El Hombre de Vitruvio es un famoso dibujo acompañado de notas anatómicas de Leonardo da Vinci realizado alrededor del año 1492 en uno de sus diarios. Representa una figura masculina desnuda en dos posiciones sobreimpresas de brazos y piernas e inscrita en un círculo y un cuadrado. Se trata de un estudio de las proporciones del cuerpo humano, realizado a partir de los textos de arquitectura de Vitruvio, arquitecto de la antigua Roma, del cual el dibujo toma su nombre.

También se conoce como el Canon de las proporciones humanas.


Análisis del dibujo

El dibujo está realizado en lápiz y tinta y mide 34,4 x 25,5 cm. En la actualidad forma parte de la colección de la Galería de la Academia de Venecia.

El cuadrado está centrado en los genitales, y el círculo en el ombligo. La relación entre el lado del cuadrado y el radio del círculo es la razón áurea. Para Vitruvio el cuerpo humano está dividido en dos mitades por los órganos sexuales, mientras que el ombligo determina la sección áurea. En el recién nacido, el ombligo ocupa una posición media y con el crecimiento migra hasta su posición definitiva en el adulto.

De acuerdo con las notas del propio Leonardo en el Hombre de Vitruvio se dan otras relaciones:

* Una palma equivale al ancho de cuatro dedos.
* Un pie equivale al ancho de cuatro palmas (12 pulgadas).
* Un antebrazo equivale al ancho de seis palmas.
* La altura de un hombre son cuatro antebrazos (24 palmas).
* Un paso es igual a un antebrazo.
* La longitud de los brazos extendidos (envergadura) de un hombre es igual a su altura.
* La distancia entre el nacimiento del pelo y la barbilla es un décimo de la altura de un hombre.
* La altura de la cabeza hasta la barbilla es un octavo de la altura de un hombre.
* La distancia entre el nacimiento del pelo a la parte superior del pecho es un séptimo de la altura de un hombre.
* La altura de la cabeza hasta el final de las costillas es un cuarto de la altura de un hombre.
* La anchura máxima de los hombros es un cuarto de la altura de un hombre.
* La distancia del codo al extremo de la mano es un quinto de la altura de un hombre.
* La distancia del codo a la axila es un octavo de la altura de un hombre.
* La longitud de la mano es un décimo de la altura de un hombre.
* La distancia de la barbilla a la nariz es un tercio de la longitud de la cara.
* La distancia entre el nacimiento del pelo y las cejas es un tercio de la longitud de la cara.
* La altura de la oreja es un tercio de la longitud de la cara.
* La distancia desde la planta del pie hasta debajo de la rodilla es la cuarta parte del hombre.
* La distancia desde debajo de la rodilla hasta el inicio de los genitales es la cuarta parte del hombre.
* El inicio de los genitales marca la mitad de la altura del hombre.

El redescubrimiento de las proporciones matemáticas del cuerpo humano en el siglo XV por Leonardo y otros autores, está considerado como uno de los grandes logros del Renacimiento.

El dibujo también es a menudo considerado como un símbolo de la simetría básica del cuerpo humano y, por extensión, del universo en su conjunto.

Examinando el dibujo puede notarse que la combinación de las posiciones de los brazos y piernas crea realmente dieciséis (16) posiciones distintas. La posición con los brazos en cruz y los pies juntos se ve inscrita en el cuadrado sobreimpreso. Por otra parte, la posición superior de los brazos y las dos de las piernas se ve inscrita en el círculo sobreimpreso. Esto ilustra el principio de que en el cambio entre las dos posiciones, el centro aparente de la figura parece moverse, pero en realidad el ombligo de la figura, que es el centro de gravedad verdadero, permanece inmóvil.

2 comentarios:

Pfunes dijo...

Una enumeración concisa e interesante de las proporciones humanas a partir del canon vitruviano.

Sin embargo, y sin ánimo de quitarle genialidad al gran Leonardo, quisiera puntualizar una serie de cosas:

- El dibujo que tan bien describe es un tema muy común en la tratadística arquitectónica del Renacimiento. Leonardo lo incluye dentro de textos referidos a la arquitectura, que recordemos que en aquella época se consideraba como expositora y garante de las proporciones naturales y humanas. Por tanto no estamos ante un hecho aislado, ni ante una invención propia más allá de la maestría con la que está dibujado (y que se echa en falta en los grabados de los tratados de Vitruvio).

- Se trata de un ejercicio didáctico, de un medio para aprender y controlar las proporciones humanas dentro de figuras geométricas puras. El "hombre vitruviano" es un medio, no un fin en sí mismo; su única utilidad directa es ilustrar los comentarios al tratado de Vitruvio que preparaba (práctica muy común entre los artistas y humanistas de la época: comentar e ilustrar a Vitruvio como forma de aprehenderlo y facilitar su comprensión). La genialidad de Leonardo estriba en cómo su obra pictórica se amolda a ese canon, del que ese dibujo es un estudio previo.

Por último, la fama de ese dibujo se debe, aparte de a su buena factura, al gusto arbitrario de historiadores que, hastiados por el relativismo del arte, redescubrieron con gran placer que hubo una época en la que el arte se regía por proporciones armónicas.

Un saludo

Jonas Castillo Toloza dijo...

Los invito a conocer El Homopentus, una nueva interpretación geométrica del cuerpo humano en
www.sabetodo.com/documentos/eb-cuerpohumanodivianproproc.pdf