lunes, 3 de enero de 2011

Las enfermedades mas mortales de la humanidad

SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida)


SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) se reconoció por primera vez en 1981 y se supo que procedía de África. Ha llevado a la muerte a más de 2,1 millones de personas, incluidos 330.000 niños. 77% de las mujeres en el África subsahariana viven con el SIDA.

El SIDA es una enfermedad infecciosa que ataca al sistema inmunitario humano. Es causada por un retrovirus y la propagación se da por la transfusion de sangre infectada, agujas hipodérmicas contaminadas o por haber nacido de una madre que está infectada

La malaria (1600 – actualidad)


La malaria es una de las más comunes enfermedades infecciosas causadas por un protozoario transmitido por los mosquitos hembras Anopheles infectados, produciendo en el individuo escalofríos y fiebre o falta de aire insalubre. Esta enfermedad deja como resultado alrededor de uno a dos millones de muertes anualmente, la mayoría de los cuales son niños de corta edad. La malaria es procedentes de África y se extendió a través de los mosquitos en otros lugares en Asia y algunas partes de América.

Tifus (430 aC – hoy)


La Tifoidea es una de las más antiguas enfermedades infecciosas de la humanidad , enfermedad causada por bacterias transmitidas por piojos. Es un agudo, infección causada por específico Rickettsia Prowazeki. Está constituido por grupos de enfermedades contagiosas rickettsias caracterizado por fiebre alta, una erupción, un nervioso y los trastornos mentales y la extrema postración. La mayoría de los soldados de Napoleón en Rusia murieron de tifus entre 1919 y 1923, 3 millones de personas han muerto.

Cólera (1817 – actualidad)


El cólera es una aguda, gastroenteritis infecciosa causada por la producción de enterotoxina de cepas de la bacteria Vibrio cholerae, enfermedad, caracterizada por graves trastornos intestinales. Ocho tipos de pandemias de cólera han matado a millones de personas en todo el mundo, ya que primero se originó en el delta del río Ganges en la India.


Viruela (430 aC – 1979)


La viruela es una enfermedad contagiosa, causo epidemias a través de la historia,esta enfermedad mortal causada por el virus variola que surgió en las poblaciones humanas y fue erradicado de la naturaleza. Esta enfermedad contagiosa mató a 3 millones de personas anualmente en el siglo 20. La viruela se inició en Asia Oriental y la difusión a través de la India, África y el Oriente Medio.

Gripe española (1918 – 1919)



La gripe española es una pandemia de gripe que causó la muerte de entre 30 a 100 millones de personas con las tasas de mortalidad inusualmente alta entre los adultos sanos y jóvenes en menos de 2 años, ya que se extendió rápidamente todo el mundo. Fue la peor pandemia infecciosa en la historia y se originó en Francia en 1916.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El tifus también fue la principal causa de muerte en los campos de concentración durante la SGM. Eso llevaba a que les cortaran a todos el pelo al rape, los hicieran ducharse y los fumigaran con piojicidas, circunstancias todas que alimentaron la falsa impresión en testigos tan conocida. De hecho, la misma Ana Frank murió de tifus en Bergen-Belsen, en donde los americanos encontraron más de 10.000 cadáveres apilados cuando llegaron (los americanos y británicos aceleraron la propagación y efectos de la enfermedad, al bombardear sistemáticamente las vías de suministro de agua potable y de medicamentos). Con esos cadáveres apilados, que mostraban las huellas de la consunción propia del tifus, también se hicieron pintorescas fotografías que sustentan ciertos mitos...

Norman Veil

Mr Spoiler dijo...

Vaya Norman, entonces la culpa de buena parte de las muertes de que hubo en los campos de concentracion de la Alemania Nazi fueron culpa del tifus y otras enfermedades verdad?? Los nazis como tu no hicieron nada de nada. Hay que ser HIJO DE PUTA

Anónimo dijo...

Norman, Anónimo o quién quiera que seas, para ampliar tus vastos conocimientos históricos, te recomiendo encarecidamente que, cuando tengas oportunidad, viajes a Amsterdam y visites la que fuera vivienda de Ana Frank, donde se cobijó y escondió, con su familia; tampoco sería malo que realizaras un apasionante y enriquecedor "tour" por algunos de los campos de concentración que se mantienen abiertos al público o, si se te hace complicado -como a mí-, no dejes de disfrutar de la exhibición permanente sobre el holocausto que mantiene el Imperial War Museumm de Londres.

Verás cuánto aprendes. Te garantizo que serás capaz de distinguir mitos de hechos... a mí me funcionó y, desde entonces, también soy capaz de leer sandeces de cierto calibre sin vomitar después.

Lamentablemente, tus conocimientos son tan vastos como atrofiados, difusos y falaces. Claro que, esto ya lo sabes, por eso vienes a aquí a repartir un poco de ignorancia, para no quedar tú con toda.

Norman Veil dijo...

Caros colegas: Me limito a señalar una obviedad, y recibo todas las lamentables demostraciones de la intolerancia afiebrada y totalitaria de un fundamentalismo sólo basado en una mistificación seudo religiosa, lejano de la sinceridad y de la honestidad intelectuales. Como decimos en mi tierra, todo es curable, salvo la muerte y la gilipollez.
Ana Frank fue una pobre chavala, muerta de tifus en un campo de concentración en el drama de una guerra total en la que se cometieron las mayores aberraciones. El padre de Ana Frank en cambio fue un mercader y un embaucador que entendió que su drama personal podía ser convertido en negocio editorial, teatral, cinematográfico, etc. El diario tiene largas páginas escritas en bolígrafo, que no existió hasta después de la guerra, está escrito al menos con tres letras diferentes que los expertos han terminado por reconocer que no sólo no pertenecen a la misma persona, sino que dos de sus autores anónimos fueron adultos al escribir sus partes, además de los modos y giros empleados, impropios de la edad de la pequeña autora invocada.
En el campo de Dachau, uno puede contemplar una habitación que fue construida con posterioridad a que terminara la guerra, y que se la muestra como "un ejemplo" de cómo debieron ser las cámaras de gas. No existe un solo ladrillo perteneciente a cámaras de gas en ningún campo de concentración. Lo que no se entiende es por qué tuvieron luego los vencedores necesidad de construir semejantes aberraciones... a no ser para inventar un pingüe mito. Rentable para exculparlos de sus propios crímenes. Rentable para las mesnadas de sobrevivientes y para algún estado teocrático y fundamentalista creado poco después de la guerra.
Efectivamente, la mayor parte de las víctimas mortales de los campos de concentración (entre 200.000 y 300.000 en total) murieron de tifus, desgraciadamente propagado por el hacinamiento y por la introducción en Europa occidental de contingentes de población provenientes del Este.
Créanme, puedo asimilar vuestros insultos, ya que la verdad suele ser ingrata. Pero si hablamos de hijos de puta de verdad, los hay muchos, millones diría, y demasiado concretos en toda esta patraña.

Anónimo dijo...

Estoy impresionada, sabes idiomas.

No tengo la menor duda de que puedes asimilar nuestros "insultos": si tu cerebro ha sido capaz de tragarse la cantidad de estupideces que recitas y, lo que es aún peor, es capaz de reproducirlas por escrito para "ilustrarnos", es obvio que puedes soportar nuestros improperios sin despeinarte. Estarás acostumbrado, además.

Como comprenderás, la ignorancia oceánica en la que chapoteo me impide discutir tus argumentos, todos ellos más que acreditados, claro.

De lo que sí ando escasa es de tiempo y, francamente, no me apetece aplicar el poco que tengo a discutir de Historia con alguien que "toca de oídas" y que habla de una guerra sobre la que leído pero nada ha visto.

Ánimo, dedica el tuyo, tu tiempo, a estudiar italiano, a lo mejor, con un poquito de voluntad por tu parte, llegas a aprender la segunda palabra.

Eso sí, en una cosa llevas toda la razón: el mundo está lleno de hijos de puta.

Marya J. dijo...

Me has recordado cuando me dijeron que tenía SIDA sin haber hecho nunca nada sin condón. Dijeron que, al ser adoptada y mi madre estar enferma, podía ser que me lo hubiese pasado al nacer.
Suerte que era falso positivo.