lunes, 30 de agosto de 2010

Una anecdota sobre Beethoven


Una noche iba Beethoven caminado por una calle de Salszburgo, tarareando, gesticulando y dirigiendo, como era su costumbre, concentrado en su música; y al pasar por una elegante residencia, se hallaban agrupadas en la vereda, unas personas muy bien ataviadas; pisó sin darse cuenta la cola del vestido de fiesta de una señora. Volvióse ésta indignada hacia el músico, y le dice furiosa:

- ¡ Sois una bestia !

Beethoven, sin inmutarse, se quita el sombrero, hace una cortés reverencia, y le responde:

- Sin embargo, la cola la lleva usted, Señora.....